Consejos para cuidar tu salud en el hogar

 en Consejos

Hogar saludable

La contaminación -en sus diferentes formas- y la suciedad en el hogar, así como los malos hábitos, pueden deteriorar tu salud en el hogar. Sin embargo, hay varias soluciones que puedes aplicar y consejos que puedes seguir para que tu hogar sea lo más saludable posible. Vamos a ver cuáles son:

Por supuesto, lo primero y fundamental es que mantengas limpia tu casa. La cocina y el baño, evidentemente, son estancias que no se deben descuidar lo más mínimo, y seguramente ya lo tendrás en cuenta pero, por ejemplo, ¿limpias regularmente las alfombras? La decoración basada en textiles acumula una gran cantidad de polvo, que estarás respirando día a día si no le prestas atención. ¿Tienes mascota? Animales como perros y gatos sueltan una gran cantidad de pelo; no deberías dejarles subir a sofás y camas. Ya no únicamente por el pelo, sino porque ellos, como es lógico, cuando van por la calle o en el exterior, están en contacto directo con todo tipo de bacterias que luego pueden traerse de vuelta a tu hogar. Los perros meten el hocico en todo tipo de sitios, ¡y no es conveniente que ese hocico acabe después reposando en tu almohada!

Respecto a la contaminación externa a tu hogar, intenta mitigar sus efectos. Si hay demasiado ruido, ahorra si puedes e instala cristales en las ventanas que insonoricen. La contaminación acústica tiene efectos muy perjudiciales para tu salud, puede ser fuente de estrés, alteraciones del sueño y depresión, por citar algunos ejemplos. Si tienes una obra cerca que está dejando una gran cantidad de partículas en suspensión, intenta que no entren en tu casa. Cierra o baja las persianas al menos mientras dure esa obra. Todavía no se sabe a ciencia cierta, pero probablemente tener aparatos como móviles siempre cerca de ti o en el bolsillo del pantalón no sea lo más recomendable. Si puedes, cuando estés en casa, déjalos en una mesa y nos los lleves siempre encima. En el caso de que fumes, evita hacerlo en lugares cerrados. Sal al balcón, a la galería, o a la ventana.

El tercer punto a tratar: La alimentación. Lo normal en la mayoría de los casos es que comas y cenes en tu casa. Ten siempre la nevera y la despensa llena de productos saludables, y evita comprar productos precocinados o industriales. Si no los tienes ahí, no caerás en la tentación. Recuerda que la alimentación, igual que la actividad física, son pilares esenciales en tu salud. Si el agua que sale por el grifo de tu cocina no es de buena calidad, puedes hacerte con una jarra que la purifique, o directamente instalar en él filtros que cumplan la misma función.

Lo último. Si puedes, ten plantas. Mejoran la calidad del aire y además, dan alegría y vitalidad al hogar. Esto es todo, otro día, ¡más consejos!

Recommended Posts

Contáctenos

Si nos deja un mensaje le intentaremos atender lo antes posible.

Not readable? Change text.